Recuerdos de una Época
Eduardo Villar
Subidas

SUBIDA AL RASILLO

El Rasillo, en la sierra de Cameros

La prueba se disputaba desde el cruce de la N-111 hasta El Rasillo, dejando a un lado el pueblo de Nieva. Su recorrido era estrecho, tan rápido como solían serlo las pruebas en suelo riojano, con alguna curva complicada, especialmente una en ángulo recto, a la salida de un puente, que tendía a llevarte hacia la pared y, para evitarla, corrías el riesgo de caer en un pequeño terraplén del lado contrario.

Yo estuve a punto de terminar en aquella hondonada, pero logré quedarme detenido en la hierba de la cuneta, aunque muy escorado y sin posiblidad de seguir. En el intermedio me empujaron para salir del atasco, y pude tomar parte en la segunda manga para clasificarme, finalmente, segundo.

[1/3] Pese a la lejanía de Logroño y de núcleos de población importantes, contaba con la afluencia de los aficionados siempre fieles a las carreras, como atestiguan los muchos espectadores de la foto y la hilera de coches aparcados en el camino del fondo.
[3/3] Los espectadores, como siempre, situados en las curvas más cerradas; aunque, a veces, es en las curvas más abiertas y rápidas donde suelen observarse las maniobras más arriesgadas.

Patrocionio de Brook's - Petir

Curiosamente, en el año de las fotos, fueron los patrocinadores de la prueba Talleres Petir, que siempre me apoyó incondicionalmente con sus esfuerzos, conocimientos y asistencia en las carreras, y Productos Brook's, empresa que más tarde me ayudaría en la preparación del siguiente coche: el Seat 1430 Gpo.5.

Recortes de prensa